Cómo evitar quedarte sin batería con tu smartphone

Cómo evitar quedarte sin batería con tu smartphone

Estamos atados a nuestros teléfonos móviles. Cada vez más aspectos de nuestra vida dependen de ellos. Hace tiempo que no los usamos sólo para hablar. Se han convertido en auténticos ordenadores de bolsillo que empleamos para todo, como navegar por Internet, realizar gestiones bancarias, hacer fotografías, reproducir y grabar vídeos, editar imágenes, leer, entretenernos con videojuegos…. Y, por supuesto, también para su propósito original, comunicarnos con los demás, aunque en un sentido bastante amplio: a través de voz, chat, redes sociales, videoconferencias. Es raro que podamos estar sin consultarlos prácticamente a cada momento. A la vista de estas necesidades (reales o imaginarias), uno de los mayores dramas de la vida moderna es, precisamente, que el teléfono se quede sin batería. Ya no sabemos vivir sin él. ¿Te ha pasado alguna vez? Seguro que fue en el peor momento posible. A continuación, te ofrecemos algunos consejos para evitar que vuelva a suceder.

La elección del teléfono

Aunque sea una perogrullada, conviene recordar que no todos los móviles tienen la misma autonomía. Aunque la duración real de la batería va a estar muy condicionada por su uso (luego pasaremos a ello), conviene revisar las especificaciones del teléfono con eso en la cabeza. Casi todos los fabricantes proporcionan la duración máxima estimada de la carga de la batería. Aunque no debes fiarte al 100% de este dato (no podemos saber cómo lo han medido, ni si las demás marcas lo hacen igual), sí te dará una primera idea de lo que puedes esperar al respecto. Fíjate también en la carga de la batería y en otros componentes, como el tamaño de la pantalla. Cuanto más grande y de más resolución, mayor suele ser el consumo. Lo más fiable es, por supuesto, la experiencia de uso real. Consulta en Internet reviews del dispositivo en que estás interesado y busca también la opinión de otros usuarios que ya lo hayan usado.

Consejos de uso

La forma en que utilices el smartphone en tu día a día va a ser determinante para la duración de su batería. Hay muchas cosas que puedes hacer para alargar su vida -Elimina conexiones innecesarias. No hace falta que estés todo el día con las conexiones bluetooth, NFC y WiFi activadas, ya que hacerlo consume mucha batería. Aunque la última si se emplea muy a menudo, lo normal es que sólo haga falta en ubicaciones concretas, como casa o el trabajo. No te cuesta nada tenerlas apagadas y activarlas con el menú de acceso rápido cuando las necesites. Además, también conseguirás que tu teléfono sea más seguro. -Baja el brillo de la pantalla. La pantalla es una auténtica devora baterías. Tener el brillo al máximo sólo es necesario cuando estás en exteriores en días soleados. Ponlo por defecto en un nivel medio; también te recomendamos no seleccionar la opción de ajuste automático ya que al final se establece más iluminación de la que realmente se necesita acortando la vida de su batería. -Baja el tiempo de espera de la pantalla al mínimo para que se apague lo antes posible en caso de inactividad. -Quite la vibración si realmente no la necesitas: consume mucha más batería que un tono normal. -No hace falta estar localizado siempre. Casi todas las aplicaciones van a querer conocer tu ubicación geográfica. Esto provoca continuas conexiones del GPS y mayor gasto de batería. Excepto en los casos más obvios, como los Mapas, tampoco es necesario que los programas sepan dónde estás. Así que entra en los ajustes de configuración y desactiva la ubicación automática. No te preocupes: cuando a alguna aplicación le haga falta, ya te pedirá autorización para ello. - Elimina los widgets que no sean imprescindibles. Además de ocupar espacio, ralentizan el funcionamiento general del móvil e incrementan el consumo de batería. Y muchos de ellos, en especial los del tiempo, hacen uso de la localización. - Limita las notificaciones en pantalla Controla las apps que tienen permiso para realizar avisos. Deja solamente las que realmente necesites. - Descarga los mapas. Para evitar las continuas conexiones de datos cada vez que necesitas usar los Mapas de Google, puedes usar la opción “Mapas sin conexión”. De este modo se descargarán al teléfono los que empleas de forma habitual. - Mantén actualizado siempre tu móvil, tanto su sistema operativo como las APPS que tengas instaladas. Las actualizaciones generalmente implican mejoras en el funcionamiento general, también en la autonomía. Eso sí, tampoco suele tratarse de nada urgente: deshabilita las actualizaciones automáticas y espera a estar cargando el teléfono para hacerlo. -Cuida la batería. Si la tratas bien, eso influirá tanto en su vida útil como en su forma de administrar la carga. Evita, en la medida de lo posible, que se descargue del todo. No tengas el teléfono enchufado al cargador cuando no hace falta. Y no sometas el teléfono a temperaturas demasiado altas ni demasiado bajas. -Usa software para gestionar la batería. Puedes dejar muchas de estas cuestiones en manos de una app que se encargue de optimizar el consumo del smartphone. Las últimas versiones de Android incluyen un modo de ahorro de batería bastante mejorado, y muchos fabricantes incluyen por defecto alguna aplicación para ello en sus smartphones. También puedes instalar alguna por tu cuenta, como Greenify, 360 Battery Plus o DU Battery Saver.

Emplea baterías portátiles

Baterías portátile Woxter Sí, sabemos que, en cierto modo, es hacer trampa. Pero en el amor, en la guerra y en lo relativo a la posibilidad de quedarse sin teléfono, todo vale. Y son una solución sencilla y sin discusión posible. Lleva contigo siempre que sea posible un Power Bank para cargar la batería del smartphone cuando empiece a descargarse. Las puedes encontrar de todos los tamaños y colores, son muy fáciles de transportar y habitualmente cuentan con varios puertos USB para carga y descarga, con lo que son compatibles con prácticamente cualquier dispositivo del mercado. Te recomendamos que te fijes especialmente en dos parámetros de la batería externa: su capacidad y su velocidad de carga. -Capacidad. Elige siempre que puedas modelos con la mayor capacidad, de ese modo podrás cargar completamente tu teléfono varias veces. Así, si la batería del teléfono tiene 4.000 mAh, con un Power Bank de 8.000 mAh, deberías poder cargarlo, al menos teóricamente, dos veces; con un modelo de 20.500 mAh hasta cinco veces. -Velocidad de carga. Si te quedas si batería fuera de casa, y por fácil que sea llevar una batería externa, estar con el teléfono enchufado no es precisamente cómodo. Con los PowerBank compatibles con la tecnología Quick Charge 3.0 es posible cargar completamente un smartphone en tal sólo 25 o 30 minutos.Baterías Power Bank de Woxter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

x
pname

El producto fue añadido correctamente a la cesta de la compra

« Continuar comprando
Terminar compra »
x
Error

huston we have a problem

« Continuar comprando